Si quieres estar a la última, suscríbete

viernes, 1 de febrero de 2013

El #MIR2013 en números


Son las 18:00h del primer día de Febrero cuando empiezo a escribir estas palabras. Es el quinto día de una semana que coquetea con finalizar. Quedan 22 horas, 1.320 minutos o 79.200 segundos para que sean las 16:00h del temido por much@s 2 de Febrero, día que no marca la cuenta atrás de la profecía de los mayas sino el examen MIR, la oposición de cinco horas que dictará el futuro inmediato de tod@s ellos blandiendo el telón del duro trabajo que a las 21:00h será pasado.

En la mayoría de los casos han sido 8 intensos meses de estudio en los que la media diaria de 9 horas, han puesto el registro final en 2.160 horas de estudio, flexo y codos, lo que viene a significar 90 días de exclusividad y dedicación absoluta por y para este examen MIR, en los que no existen noches ni días, ni fronteras más allá del sueño que cada uno tenga por meta.

Y ese tiempo que ha parecido anclado en los últimos meses, amenaza ahora el sistema nervioso de tod@s los opositores que esta tarde y mañana por la mañana verán como las agujas del reloj se mueven como dagas en su muñeca ante la inminente caída de la tarde.

Son finalmente 13.664 los llamados a presentarse a este examen, para un total de 6.389 plazas que se repartirán por riguroso orden entre l@s opositores en función de la nota obtenida que llenarán dentro de unos meses los hospitales de las 17 Comunidades Autónomas de este país. 235 preguntas con una única opción válida entre las 5 que plantea cada enunciado, la decisión entre 1.175 variantes, el demostrar en 300 minutos todo lo que has aprendido durante 6 años (en el mejor de los casos) de carrera más los 9 meses de clausura preparando el MIR.

Y llegarán las 21:00h, y firmarás el examen, y lo entregarás, y saldrás con la sensación agridulce de haberte dejado el alma en esta presa pero con el pero de esa pregunta que se queda levitando en tu mente durante los próximos días, martilleando ante la duda entre dos opciones. Y pasarán los días, se sucederán sin más planes que el ocio, el descanso y la espera de ir a Madrid para elegir plaza, subir al estrado, pulsar el botón rojo y certificar tus próximos cuatro años a modo de una especialidad, una ciudad y un Hospital que realmente te enseñarán el noble arte de la Medicina.

Quedarán 137 días para que hagas posesión de tu cargo, te enfundes tu bata, te cuelgues el fonendo y presumas del título de “Médico Interno Residente” que encabezará la placa con tu sonriente y bronceada cara, los mismos 137 días que a mi me faltan para dejar mi puesto, mi plaza y pasar de ser un médico interno residente a un facultativo en busca de cátedra donde desempeñar todo lo aprendido en este Máster intensivo que son los cuatro frenéticos años de residencia en los que aprenderás mucha Medicina, conocerás a gente increíble, descubrirás límites que jamás creíste poder conquistar y recibirás las lecciones más valiosas para la vida que jamás se enseñaron en Facultades ni se estudiaron en libros, que te harán llorar, emocionarte y sonreír ante la infinidad de historias de las que serás cómplice.

Esta historia versada en números no se trata de una ecuación imposible de uno de esos enunciados de Bioestadística en los que parece formularse la vida del médico en ciernes. Esta entrada matemática tiene como finalidad desterrar la idea que nos tortura, que nos persigue, que nos somete hasta martirizarnos de que somos un número, una aspiración, un puesto, una simple ordenación numérica en medio de esta cadena montada que fabrica médicos pero destroza sueños con la misma frialdad industrial. Esta entrada es para recordarle a cada uno de los que mañana se enfrenta al MIR, que pase lo que pase durante el examen, la vida va más allá del puesto en el que finalmente quede, del número con el que le catalogarán. Yo, que fui el 5500 del MIR ´09, me he dado cuenta que la etiqueta que nos cuelgan hay que tirarla y disfrutar de la vida y las posibilidades que a partir de mañana y gracias a vuestro gran esfuerzo, se os brindan.

Disfrutad de estas 21 horas y media de espera, disfutad de las 5 horas de examen, como si fuera la experiencia única que será, ya que no existirán más 2 de Febrero de 2013. Y sobre todo, sea cual sea el resultado, daros la oportunidad de amar vuestra elección, de empatizar con la especialidad que elijáis, aprender de cada paciente que verá en tod@s vosotr@s una vía de escape. En definitiva, ser todo lo felices que os merecéis, y esto, amig@s tod@s, no lo da el número del puesto en el que quedéis sino vuestra actitud positiva ante la vida

24 Enero ´09. Pocas horas después de terminar el MIR. Ha llovido desde entonces....


POSDATA: quiero dedicar sobre todo esta entrada a los compañeros de AULAMIR donde yo me preparé el MIR y donde me enseñaron que la felicidad es una herramienta que cada uno tenemos que no se ajusta a puestos ni número de orden. A los compañeros que años atrás terminaron otra especialidad y que ven el MIR como la vía de escape del inmediato futuro laboral; a los jóvenes doctores que mañana se examinan y que he seguido a través de la blogosfera y Twitter y a GangasMIR por facilitar como siempre los datos y ser la calculadora de las emociones de todos los opositores que encontramos en su blog el consuelo a nuestras infinitas dudas. En definitiva, sirva esta entrada para darle un beso o un abrazo a tod@s los que mañana os enfrentáis a vuestras inseguridades.



“Sueña, nunca dejes de soñar... si pones tu alma y tu corazón en un sueño, el universo conspira para ayudarte a conseguirlo”

12 comentarios:

  1. Pues muchas gracias por tus palabras!! =)

    ResponderEliminar
  2. Que preciosa publicación... me ha emocionado.
    Yo hasta hoy estaba tranquila, pero a estas horas...
    Efectivamente, ya te lo he dicho antes, admiro esa frase tuya "No somos un número" y coincido en que mañana no perdamos de vista que es un privilegio estar allí donde estaremos.
    Un abrazo grande!!!!
    :-D

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas Gracias Juan!! :) Por pensar en nosotros y por poder leer esto antes de irme a dormir, aunque parezca mentira... no he sido consciente de que soy médico hasta que no me he percatado hoy, al decir "Cuando sea médico..." queriendo referirme a "cuando coja plaza..." Realmente somos médicos ya, y lo más bonito que le puede pasar a alguien es dedicarse a lo que le gusta, haciendo el bien en la medida de sus posibilidades! :) y yo creo que independientemente de como vaya mañana, de si saco un número mejor o peor... Ya soy médico y sé que trataré con cariño y dedicación a mis pacientes ^^


    Mañana sólo demostraré que estoy preparada, para sentarme frente a frente con mis futuros pacientes y dar todo de mí!


    MUCHAS GRACIAS!!

    y muchas gracias tb a Aulamir.. por hacernos el camino más facil :) y sobretodo mucho más humano y bonito!

    ResponderEliminar
  4. Buenos días Jefe, y gracias por alusiones xD

    ResponderEliminar
  5. Gracias Juan! Con tus palabras logras llegar al corazon de todos sin algunos conocerte siquier!! El post del dia de tu mir me lo lei unas cuantas veces a lo largo de la carrera y siempre me sacaba una lagrimilla, esta noche toca llorar con el post dedicado a mi mir. Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. ¡Muchas gracias Juan!! No somos un número, aunque todo el mundo se empeñe.

    ResponderEliminar
  7. Silvia Copado Salido2 de febrero de 2013, 15:15

    Mil gracias!!!! y claro que puedo!!!! a por todas.....

    ResponderEliminar
  8. Aprende eso para los pacientes, no son un núm. de análisis, o de habitación o de historia ;)

    ResponderEliminar
  9. No, no lo somos, aunque para hacer la especialidad tengas que pasar por ese trance, el número del MIR nunca será justo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si el MIR no es justo...con la troncalidad que se está escuchando...

      Eliminar
  10. Muchas gracias Juan!! No somos un número, aunque todo el mundo se empeñe.

    ResponderEliminar