Si quieres estar a la última, suscríbete

lunes, 28 de enero de 2013

Aftas Bucales


En sí no se puede considerar una enfermedad como tal, sino un simple síntoma que en ocasiones puede llegar a ser parte de complejos conglomerados que forman las enfermedades reumatológicas. Pero sin ser considerada como tal, quiero compartir esta desagradable dolencia que me acompaña con relativa frecuencia haciendo de mis días una pequeña tortura donde valoro lo sano que es estar sano y el poco valor que le damos a nuestros días sin incidencias en el parte médico.


Estoy hablando de las aftas bucales, también, y popularmente, conocidas como llagas. En esos recuerdos vandálicos en lo relacionado a la salud pública que uno comete desde la ignorancia, recuerdo los tratamientos caseros que hacía para consolar la desesperación y calmar el dolor. Era pequeño, no había tocado jamás un libro de Medicina y seguía a pies puntillas los consejos de abuelas y pueblos, por lo que procedía a echar sal gorda sobre un tomate o sobre un bastoncillo de los oídos impregnado en vinagre para quemar la llaga, que tras un dolor súbito, se “anestesiaba” mientras sangraba por sus bordes tras ponerse enrojecida para dejar de incordiar durante un escaso tiempo que era oro, para luego volver con más fuerza.

El tiempo ha pasado y las aftas recurrentemente han aparecido en la mucosa interna de mis labios, dificultando el habla, la ingesta de comida y sobre todo un humor que se amarga en los días dominados por esta tan poca agradecida dolencia. Y es que a lo largo de los años, he probado y escuchado de todo: que si se trata por no comer frutas y verduras, que si un tratamiento de spray te lo cura al primer día, que hay geles de aplicación local que regeneran el tejido ulcerado…pero si he llegado a una conclusión personal (no vista por ningún ensayo clínico), es que hacen falta que pasen los días para que desaparezca (como si de un hematoma se tratase que se retira tras cambiar varias veces de tonalidad) y que suele coincidir su aparición con periodos de mayor estrés, nerviosismo o presión, como ha sido esta última semana donde he tenido que defender el trabajo fin de Máster, realizar dos guardias y achicar aguas de varios frentes que consumen energía y siembran de incertidumbre el día a día.

Si alguna vez has sufrido como yo con las aftas, sabrás en parte de lo que estoy hablando. Sirva la información que a continuación expongo como una mínima revisión para todos los que sufrimos en silencio estas molestas úlceras que nos comen parte de la mucosa y también de la moral: qué es, por qué salen, cómo se tratan…

Información extraída de MedLinePlus:



Un afta es una úlcera o llaga abierta y dolorosa en la boca. Las aftas son de color blanco o amarillo y están rodeadas por un área roja y brillante.
Desterrar la falsa idea que son un herpes labial o que sean oncológicas.
Causas
Las aftas son una forma común de las úlceras bucales y pueden ocurrir con infecciones virales. En algunos casos, no se puede determinar la causa.
Estas úlceras pueden igualmente estar ligadas a problemas con el sistema inmunitario (defensa) del cuerpo. Las úlceras pueden ocurrir después de una lesión bucal debido a un arreglo dental, una limpieza dental agresiva o un mordisco en la lengua o en el carrillo.
Las aftas se pueden desencadenar por:
   Estrés emocional.
Y yo con estos pelos...
   Falta de ciertas vitaminas y minerales en la alimentación (en especial de hierro, ácido fólico o Vit B12.
   Períodos menstruales.
   Cambios hormonales.
   Alergias a los alimentos

Cualquier persona puede desarrollar aftas. Las mujeres son más propensas a contraerlas que los hombres. Las aftas pueden ser hereditarias.
Síntomas
Las aftas suelen aparecer en las superficies interiores de los carrillos y los labios, la lengua, el velo del paladar y la base de las encías.
Los síntomas abarcan:
   Mancha o protuberancia roja y dolorosa que se transforma en una úlcera abierta.
   La parte media de la úlcera es de color blanco o amarillo.
   Usualmente pequeña (de menos de 1 cm), pero ocasionalmente más grande.
   La úlcera puede tornarse de color gris justo antes de comenzar a sanar.

Los síntomas menos comunes abarcan:
   Fiebre.
   Malestar o indisposición general (malestar general).
   Ganglios linfáticos inflamados

El dolor por lo general disminuye en un período de 7 a 10 días y pueden pasar de 1 a 3 semanas para que las aftas sanen por completo. Las úlceras más grandes pueden tardar más tiempo en sanar.
Algunas veces, un brote grave de aftas puede estar acompañado de síntomas inespecíficos de enfermedad, como fiebre.
Pruebas y exámenes
El médico a menudo puede hacer el diagnóstico observando la úlcera.
Si las aftas persisten o continúan reapareciendo, se deben hacer exámenes para buscar otras causas, como eritema multiforme, alergias a medicamentos, infección por herpes y liquen plano ampollar.
Se puede biopsiar la herida para diferenciar un afta de otras causas de úlceras bucales.
Tratamiento
Por lo general, no es necesario un tratamiento, pues en la mayoría de los casos las aftas desaparecen por sí solas.
Si usted tiene un afta, no debe comer alimentos calientes ni condimentados, los cuales pueden causar dolor. Los enjuagues bucales suaves de venta libre o el agua con sal pueden ayudar. Asimismo, existen medicamentos de venta libre que alivian el área del dolor, los cuales se aplican directamente en el área ulcerada de la boca.
El remedio casero más fácil es una mezcla de una parte de peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) y una parte de agua. Utilice un hisopo de algodón para aplicar la mezcla directamente sobre el afta. Luego, aplique suavemente con los dedos una pequeña cantidad de leche de magnesia (de venta en farmacias) sobre el afta unas 3 o 4 veces al día. Esto es calmante y también puede ayudar a sanar.
Otro remedio casero es mezclar mitad de leche de magnesia y mitad del medicamento líquido para alergias, Benadryl. Hágase buches durante aproximadamente un minuto y luego escupa la mezcla.
Se pueden necesitar fármacos recetados para casos graves. Éstos pueden incluir el gel fluocinonida (Lidex) o el enjuague bucal gluconato de clorhexidina. Algunas veces se utilizan corticoesterioides.
Expectativas
Las aftas suelen sanar de forma espontánea. El dolor generalmente disminuye en unos cuantos días y otros síntomas desaparecen en 10 a 14 días.
Cuándo contactar a un profesional médico
Aplique el tratamiento casero y llame al médico si los síntomas de las aftas persisten o empeoran o si dichas aftas reaparecen más de 2 ó 3 veces por año.
Igualmente, consulte con el médico si los síntomas están asociados con otros problemas como fiebre, diarrea, dolor de cabeza o erupción cutánea.



                                                                   Explicando qué son (Programa "Viva Mejor")




Un vídeo sobre remedios caseros. De dudosa indicación científica, pero seguro que hay defensores de estos "tratamientos"

9 comentarios:

  1. Muchas gracias por la información sobre las aftas bucales (#llagas) @juatorsan. ¡Buenísima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. @MMarYs_SoL Es lo que tiene sufrirlas, que al vivirlas en primera persona uno se identifica y lucha contra ellas con más fuerza. Un saludo!

      Eliminar
    2. Yo tengo un gran afta dios mio duele y no e ido al medico creí en la sal

      Eliminar
  2. Precisamente una de las causas es la falta de hierro... Muy amable @juatorsan, saludos :)

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el articulo de verdad me ha servido muchisimo esta informacion , la idea es cada dia aprender .

    ResponderEliminar
  4. Hola Dr toral.yo recuerdo que mi madre(que no es medico) cuando de pequeño me salían alguna de estas llagas siempre las relacionaba con estar bajo de defensas o falta de alguna vitamina y me exigía tomar naranjas, pescado etc ?¿?¿?¿ Algún compañero antes de los examenes me contaba que le salían por toda la boca y casi no podía comer,lo achacaba a la presión en el estudio..no se parece coincidir por lo que leo con alguna de las causas que describes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que a mí de pequeño también me habían dicho motivos que luego se ha demostrado "científicamente" que son ciertos. La sabiduría popular es increible!!

      Eliminar
  5. Muchas gracias.. seguiré algunos consejos que leí en la información!//Me sigues?

    ResponderEliminar
  6. Los médicos no sirven de nada cuando se trata de aftas, yo he ido muchas veces y siempre me dicen que no hay cura, llevo dos años sufriendo de aftas y me arruinan la vida, aveces quiero salir de fiesta y me tengo que quedar encerrado por que el alcohol me hace peor en las heridas, también los aftas me bajan el animo y me ponen de mal humor, he probado prácticamente todo lo que se dice que puede ayudar para solucionar este molestoso problema y nada, antes ocupa bicarbonato cuando recién detectaba el afta, aveces (muy rara vez ,por no decir 1 de 100 aftas) detenía su crecimiento, el remedio que mas me ha servido por no decir el único que ha mejorado un poco mi situación es uno que se llama Kank-eze plus, es parecido a los calma aftas que se suelen vender en todos lados pero la diferencia es que la anestesia se adhiere a la piel como pegamento y relaja bastante el dolor y por un buen rato aparte ayuda a la mejoría de la herida, es lo único que puedo recomendar, bueno eso y mucha paciencia por que si sufres constantemente de los aftas es mejor empezar a asumirlo y hacerlo parte de tu vida .

    ResponderEliminar