Si quieres estar a la última, suscríbete

jueves, 23 de septiembre de 2010

La "rutina" de la Palmilla



(14 Septiembre ´10)

Definitivamente parece que un tuerto se ha empeñado en mirarme. Cuando las guardias se convierten en rutina y parecen ser ya de dominio público, una fuerza intangible parece empeñada en romper este axioma. Entre la novedad de la Observación, el incidente de la última guardia de Puerta donde acabé haciendo masaje cardiaco, hoy tocaba acudir al Centro de Salud de la Palmilla para hacer una guardia que se supone tranquila, una tarde que sobre todo se suele emplear de estudio.

Lo normal en esta guardia es tener una tarde plácida donde la media de pacientes es de 3-4 y con patologías banales que suelen ser o demanda de analgesia, peleas o temas policiales. Pues bien, la guardia de esta tarde estaba empeñada en saltarse la rutina y de 15 a 20:00h la Consulta 20 de la Palmilla fue un reguero de pacientes y patologías, de bebés recién nacidos, de ancianos, de dolores torácicos, de esguinces, de inyecciones, de vendajes… y por primera vez tuve la oportunidad de rellenar un parte de lesiones que hasta la fecha no había utilizado: el de mordeduras de animales.

Los partes de esencias o de lesiones, bien merecen una entrada que algún día haré, pero me ha hecho gracia el destinado a los animales. Cuando uno lo va rellenando siente algo parecido a cuando vuelas para EEUU y te pasan un cuestionario donde te hacen preguntas tan fascinantes como si llevas armas o tienes pensado atentar contra el presidente de los Estados Unidos. Lo más normal si un perro te muerde es que sepas todo sobre él, como si fuerais amigos

- Disculpe caballero, ¿podría decirme la raza del perro?¿Color?¿Nombre y dirección del dueño?¿Estaba vacunado el perro?¿Me podría decir el lote de la vacuna?

Sinceramente creo que si un perro te ataca, lo último que se te pasa por la cabeza es preguntarle todo esto al can, o si tienes suerte y va con su dueño a este en persona. Así que ya saben peatones, si alguna vez son atacados por un perro no intentéis huir para salvar vuestra vida, dialoguen con el animal y pidalen datos tan importantes como el lote de las vacunas

En fin, todos los días te enseñan algo, aunque sea rellenar un parte de lesiones por mordedura animal


No hay comentarios:

Publicar un comentario