Si quieres estar a la última, suscríbete

viernes, 28 de diciembre de 2012

Crónica de una muerte anunciada


27 Diciembre 2012

Hoy en Madrid, la Sra Sanidad Pública ha sido gravemente herida... nos quieren vender que está "enferma" y necesita un tratamiento crónico... pero todos sabemos que, en realidad, sólo son cuidados paliativos con un desenlace final: su muerte

Extraído del timeline Facebook de mi amigo Raúl Moya Malo


Como si de un réquiem anunciado a modo de miserere, a las 17:21 la Comunidad de Madrid (PP) daba el primer paso hacia el abismo que vienen predicando a modo de secta que invita a sus afiliados a tirarse por el precipicio.


“La Comunidad de Madrid ha dado a las 17.21 el paso previo a la privatización de la gestión de seis hospitales y de 27 centros de salud tras la aprobación en la Asamblea de Madrid de la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas con la mayoría absoluta del Partido Popular (72 diputados) y el rechazo frontal de PSM (36), Izquierda Unida (13) y UPyD (8). A partir del 1 de enero se podrán presentar las licitaciones para los concursos de sanidad. El Gobierno regional, que también ha incluido dentro de la Ley de Acompañamiento la tasa del euro por receta -o una batería de iniciativas fiscales y administrativas que son “un traje a medida para Eurovegas” según toda la oposición-, calcula que se harán efectivas a lo largo de la primavera…”



Quiero dejar claro antes de adentrarme más en este callejón sin salida, que tengo información del caso madrileño pero que no estoy inmerso en su totalidad debido en parte al desgaste que me ha supuesto la huelga de EIRs que se ha librado en Andalucía desde el pasado 19 de Noviembre, de la que he sido combatiente en primera persona, luchando contra ese tirado que es el Servicio Andaluz de Salud (PSOE).

He leído prensa al respecto, he visto enérgicos debates televisados, escuchado tertulias de radio y versiones a favor y en contra de colaboradores y oyentes… contaminándome de la información politizada que los medios como empresa dan para beneficiar sus intereses. Y es que si algo he aprendido de la huelga que en Andalucía hemos librado es eso, que la información que dan los medios está sesgada, tanto a favor como en contra y que los gurús de dicha información, que en ocasiones son la mano derecha del político de turno, juegan con nosotros a su antojo, como si fuéramos marionetas en manos de niños, por lo que de entrada, hay que dudar de las noticias que tan fácilmente llegan a nuestro alcance y fomentar la capacidad autocrítica.

¿En quién confía?¿En el político o en su médico de cabecera?


Aprovechando que ese fin de semana estaba en Madrid, el pasado domingo 16 de Diciembre fui parte de la #mareablanca que está dando una lección día tras día, con su claridad de ideas, su creatividad, su poder mediático auspiciado por redes sociales y apoyo audiovisual que están involucrando al ciudadano de a pie, que en Madrid no viste bata pero que es parte de ese tsunami que intenta evitar el principio del fin del sistema sanitario público y universal, tal y como dicta nuestra Constitución y que algunos están maquillando antes de cambiar definitivamente su cara.

Escucho asombrado la nula dignidad de la clase política que aprovecha los focos y los micrófonos para intentar convertir al sector sanitario como el malo de la película, haciendo entrever que los intereses de la #mareablanca no están nada más que promovidos por motivos económicos y laborales, al mismo tiempo que se "tranquiliza" al votante que sus prestaciones sanitarias no se verán mermadas. Pero al mismo tiempo contemplo con orgullo como cada vez más, el pueblo se releva ante la creencia de los hombres de gomina y traje que desgobiernan en Parlamentos y salen a la calle defendiendo lo que con tanto esfuerzo se ha ido consiguiendo a lo largo de los años, Guerras por medio, en la que ambos bandos perdieron.

Amparados bajo la difícil sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, el gobierno de Madrid ha decidido seguir la “exitosa” senda privatizadora que ha llevado a la bancarrota a Comunidades como la valenciana donde este sistema ya se ha experimentado y fracasado. Y atisbo el fétido perfume que se esconde tras esto, en el negocio con el que muchos afiliados y familiares de altos cargos se llenarán bolsillos a través del concurso privatizador que intentará regir la Sanidad de los madrileños, con el que la sanidad perderá su derecho y su universalidad para convertirse en un privilegio, en un negocio que tiene que hacer que presupuestos cuadren, caiga quién caiga, y enferme quién enferme. ¿Qué pasará si las leyes de la Economía vuelven a fracasar y la crisis se acentúa aún más? ¿Qué ocurrirá si esas empresas privadas dejan de ganar lo que pretendían y se largan sin más? ¿Qué ocurriría con esos ciudadanos desprovistos de asistencia y atención?


La crisis saca lo peor de las ratas acentuando el instinto de supervivencia. Olfatean el camino en rastro del arona del euro y el dólar y son capaz de clavar su daga por la espalda con tal de insuflar las cuentas bancarias de paraísos fiscales suizos. Se empeñan en no ver más allá del hoy y del interés inmediato y personal, olvidando el sentido de la Democracia y del pueblo que otorga mayorías absolutas sin entender el poder del voto.


Sé que nunca perderán el tiempo leyendo mis reflexiones en voz alta, pero ¿de verdad piensan Ignacio González y Javier Fernández-Lasquetty que este es el camino? ¿De verdad consideran ésta la mejor herencia que dejar a las futuras generaciones?

El ruido del pueblo se hace cada vez más audible; se toman calles al mismo tiempo que se fortifican Parlamentos. Se despiertan conciencias que parecían dormidas y que en decisiones como con las tomadas hoy en Madrid, corren el riesgo de enfermar sin encontrar cura, en la crónica de esta muerte anunciada que comenzó a planificarse hace tiempo pero que hoy ha tenido su primera rúbrica.

Y cómo no quiero confiar la información tan sólo en la prensa (ya sean de izquierdas o derechas), quiero ser altavoz para plasmar las razones que un integrante y activista del movimiento de la #mareablanca (@doctorcasado) hace a través de su blog.



1. El Gobierno de la Comunidad de Madrid pretende que empresas privadas sean las que ofrezcan los servicios sanitarios a la población. También empresas privadas podrán comenzar a gestionar los Centros de Salud.

2. Será la Comunidad Autónoma la que pague a las empresas para que ofrezcan esos servicios en vez de ofrecerlos ella misma, cuando su trabajo es gestionar los bienes públicos y no traspasarle esa responsabilidad a terceros, y menos a empresas con ánimo de lucro.

3. ¿Cuánto le pagará la Comunidad Autónoma a las empresas? No se sabe aún, pero probablemente una cantidad que oscila en torno a los 600 euros al año por cada paciente que tenga como referencia el hospital en cuestión. Es decir, que la empresa cobra al año de la Comunidad igual por un paciente que gaste 50 euros que por uno que gaste 450. Esto tendría sentido si la empresa atendiera a los pacientes que salen caros también, y por ejemplo una persona mayor que gastara 900 euros se compensara con una persona joven que gasta 300.

Pero resulta que las personas generamos al sistema sanitario el 50% de gasto de toda nuestra vida nuestro último año de existencia. Los ancianos son los que generan el grueso del gasto. Por eso la Comunidad de Madrid quiere desmantelar el Hospital de La Princesa tal y como lo conocemos hoy. Para hacer un gran hospital que atienda a los pacientes que no salen rentables a la empresa privada. Así la empresa se quedará con los pacientes que generan menos de 600 euros de gasto al año y ganará mucho dinero, mientras que será la Comunidad (es decir, el dinero de todos) la que sustentará a los que más gasto generan. Es un negocio redondo para las empresas a costa del contribuyente.

4. Cuando usted vaya al hospital no tendrá que pagar y puede que no note muchas diferencias en la atención que recibe, lo cual no quiere decir que no las haya.

La empresa intentará ganar lo máximo posible de esos 600 euros y lo hará de la siguiente manera: pagará menos a los profesionales (y ya los médicos españoles son de los que menos cobran en la Unión Europea) y gastará menos dinero en pruebas o tratamientos que necesitan los pacientes.

Usted será visto en la consulta por un profesional peor pagado y probablemente con más sobrecarga de trabajo (con todas las cosas negativas que eso conlleva para una correcta atención) y en la manera de enfrentarse a su problema ya no será lo primero tratarle con lo que sea mejor para usted, sino que habrá que contar con el coste, lo que provocará que en algunas ocasiones usted no pueda recibir el mejor tratamiento, para poder maximizar el beneficio de la empresa.

5. Este modelo ha sido puesto en práctica en otros países y aquí en España en Valencia y ha fracasado en todos los casos. El Estado ha tenido que recurrir al rescate de las empresas y al final se ha gastado más dinero que si hubiera hecho directamente una gestión racional de la Sanidad él mismo. Meternos en estos momentos de crisis en un proceso como éste sería un error más que empeoraría la ya maltrecha economía.

6. Este modelo no solamente es más caro sino que además no es mejor para la salud de la población. No ha demostrado que genere mejor calidad de salud ni que la gente viva más. Paradójicamente, se ha observado que la mortalidad es mayor en hospitales privados que en públicos y que gastar más dinero en hospitales públicos reduce la mortalidad más que gastarlo en privados.

7. Las decisiones en política sanitaria no se toman con las opiniones y con las visiones de cada uno, sino con estudios científicos que demuestren que lo que se quiere implantar es beneficioso. No hay ningún estudio que demuestre que este nuevo modelo sanitario sea más beneficioso que el que hay ahora.

8. El modelo que tenemos es más que sostenible, solamente hay que hacerle unas reformas (los profesionales las llevamos proponiendo mucho tiempo y la Consejería no nos ha hecho ni caso) para ajustar un poco el gasto. Lo que pretende el Gobierno de la Comunidad de Madrid es tirar el edificio entero y comenzar de nuevo, lo que va a generar muchísimo más gasto que acometer las reformas.

9. ¿Por qué estamos en huelga los profesionales de la Sanidad Madrileña? Porque los políticos (Ignacio González y Lasquetty) se empeñan en que lo que os acabo de contar, que todos los médicos y demás profesionales sanitarios sabemos que es así, no lo es; y que es como ellos dicen que es. Tienen intereses con las empresas que se repartirán el jugoso pastel de su salud.

10. ¿Usted de quién se fía más? ¿De los médicos o de los políticos?




   

Y a modo final de esta entrada tan poco estructurada, quiero sugerir dos blogs dignos de seguir para estar bien informados desde dentro, y que darán argumentos imprescindibles para que uno pueda crearse la verdadera dimensión del problema que se nos viene encima como una avalancha que amenaza con destruir todo a su paso

5 comentarios:

  1. Gracias Juan por esa referencia!!! Como siempre sabias palabras y fuentes de información INDEPENDIENTES para ofrecernos una visión clara (y no maquillada) de la realidad

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo contigo Juan, posiblemente el sometimiento del periodismo a los políticos, a través del dinero, sea uno de los problemas más graves que tenemos. Ahora están finiquitando también al poder judicial (sí, ya en minúsculas), a través de leyes parlamentarias que sí ponen, curioso, en total sintonía a los grandes partidos. No vamos hacia, sino que ya estamos en plena dictadura de los partidos y el dinero que los sostiene. Quizá el ser cuarentón me ha hecho pesimista, pero esto tiene poco arreglo. Yo no creo que tenga arreglo sin violencia, sé que suena muy extremista, y quien me conoce supongo que me tiene por pacífico, pero todo lo tienen muy buen montado para que el chiringuito no se caiga. Ellos hacen como que se enfrentan para seguir licuando nuestras entrañas, pero son iguales, se van de cañas juntos a contar chistes sobre contribuyentes idiotas. Supongo que has leído el punto 4 del manifiesto de Casado. Pues en territorio SAS nuestros pacientes deben saber que sus médicos están peor pagados, más sobrecargados y presionados por jefes y directivos para no usar tratamientos ni pruebas diagnósticas caras. Y por supuesto, perdona por comentar como anónimo, pero ni en Andalucía ni en España somos libres.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente ,estoy de acuerdo compañero ,colega.

    "ENTRE EL HONOR Y EL DINERO LO SEGUNDO ES LO PRIMERO"
    -Refrán castellano-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había escuchado jamás ese refrán, pero viene ni que "pintao"
      Un abrazo

      Eliminar