Si quieres estar a la última, suscríbete

lunes, 23 de julio de 2012

Shopping y aborto en Londres

Acabo de leer, medio perplejo, medio sorprendido pero sobre todo pseudoindignado, una muestra más de la locura colectiva transitoria-peremne que ataca como una epidemia a nuestros políticos. Y me llama soberanamente la atención por venir de quién viene, el hombre que más me transmitía, el patito feo Alberto Ruiz Gallardón, tantas veces maltratado en Madrid por su partido y que hasta la fecha me parecía (fuera de ideologías) un político de valía y empatía.

«La malformación del feto no será ya un supuesto para abortar»


Es el titular de la entrevista que el Ministro de Justicia ha concedido para el diario La Razón (leer entrevista completa):

–Respecto a la Ley del Aborto, ¿su Ministerio sigue en la idea de volver a la que había antes de la vigente ley de plazos?
–Sí. El TC estableció una doctrina con relación a cómo debe regularse la protección del concebido y ha establecido que no siendo un valor absoluto la vida del concebido, y que hay supuestos en los que, entrando en conflicto con otros conflictos, el legislador opte por uno u otro, no es tampoco un valor que pueda ser desprotegido, que es, literalmente, lo que ha establecido una ley de plazos. Por tanto, la legislación volverá a un sistema de supuestos, que no será exactamente el que estaba vigente con anterioridad a la ley de plazos, porque la experiencia nos demuestra que algunos de esos aspectos deben ser revisados.

–¿Cuáles son algunos de esos aspectos?

–Le anticipo uno. No entiendo que se desproteja al concebido, permitiendo el aborto, por el hecho de que tenga algún tipo de minusvalía o de malformación. Me parece éticamente inconcebible que hayamos estado conviviendo tanto tiempo con esa legislación. Y creo que el mismo nivel de protección que se da a un concebido sin ningún tipo de minusvalía o malformación debe darse a aquel del que se constate que carece de algunas de las capacidades que tienen el resto de los concebidos.




No quiero entrar a jugar a ser Dios como parece empeñado el "bueno" de Gallardón. Pero me parece mucho más ético que sean los padres los encargados de pasar el mal trance de tomar la decisión de la viabilidad de un feto con malformación y no una imposición por Real Decreto a manos del mismo Gobierno que a la vez que toma esta decisión, recorta en subvenciones y leyes de Dependencia para estas personas.

No entro en debates morales, ni me centro en asociaciones Pro-Vida (que han defendido públicamente estas declaraciones). Pero creo que cortar cualquier tipo de avance conseguido no es un paso más sino un retroceso en el tiempo.

Pero como no quiero que se me tilde de unilateral, reflejo también los compañeros de viaje del bando opuesto de esta gente. No ha tardado la "férrea" oposición del PSOE en manifestarse. En concreto, Elena Valenciano, Vicesecretaria Política Internacional y Cooperación PSOE, a la que conocí hace unos días tras unas elocuentes declaraciones (leer y escuchar la entrevista en Herrera en la Onda, de Onda cero) que dejaron como perla el titular:

¨No tenemos ninguna responsabilidad de la situación actual en España¨


Desde su blog en la red, la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, pregunta al ministro de Justicia si quiere volver "a la hipócrita España de los 70", en alusión a las mujeres que viajaban a Londres para abortar y a las que tenían que hacerlo en España "en condiciones inseguras o directamente peligrosas" por falta de recursos.

"Esa era la realidad de una España que cerraba los ojos antes los centenares de miles de abortos que se practicaban dentro y fuera de sus fronteras con desigual suerte, desde luego, para las ricas y para las menos ricas", afirma Valenciano.

Quizás las mujeres españoles tengan que volver a viajar a Londres a abortar... pero con tanto recorte tendrán que hacerlo en Raynair...con "suerte" abortan en un mal aterrizaje de esos pájaros de hierro que tienen por aviones.

4 comentarios:

  1. Ya no sólo nos quitan parte del sueldo y demás, es que no tenemos derecho ni tan siquiera para tomar esta clase de decisiones. Me averguenzo del país en el que vivo, por las injusticias, por los que gobiernan y por las personas que no hacen nada.

    ResponderEliminar
  2. Acabo de leer en Internet una respuesta que merece difusión:

    Reflexion de una pediatra (Elisa Fernandez Cooke) indignada.

    Querido Señor Gallardón: Soy una médico pediatra que acaba de terminar una guardia de 24 horas sin dormir y mi capacidad de entendimiento puede estar algo mermada pero... ¿He entendido bien?. ¿Va usted a obligar a mujeres a tener hijos con malformaciones graves para luego abandonarles a su suerte sin ayudas económicas para la mayoría de estas personas?.

    Como pediatra he conocido a muchas familias con hijos nacidos con malformaciones graves, bien porque no se conocía su condición antenatal o bien porque los padres, conociendo la malformación, decidieron voluntariamente seguir adelante. Le puedo garantizar que en los casos graves los pacientes y sus familias pasan auténticos calvarios con múltiples cirugías largas y complicadas y con largos periodos de estancia en unidades de cuidados intensivos para luego ser dados de alta con secuelas y tener una calidad de vida, en muchos casos, nefasta. Usted habla de derechos, si hubiera vivido de cerca algún caso sabría que estos niños sufren mucho física y emocionalmente y desgraciadamente, precisamente por ser niños, en algunos casos son objeto de ensañamiento terapéutico por no querer rendirnos a su enfermedad. La mayoría de estas familias acaba desestructurada con problemas de salud física y mental y con problemas económicos por no recibir suficiente ayuda por parte de las administraciones. Le invito a que pase el postoperatorio de una cirugía cardiaca de una cardiopatía compleja en la unidad de cuidados intensivos (pueden ser meses) día y noche con una familia para saber de qué estoy hablando.

    Ya dejando de lado mi parte humana y médica y poniéndome en la postura política (que afortunadamente no soy) esta medida ahorrará dinero en abortos practicados por la sanidad pública y ganará votos conservadores (además de desviar la atención) y como no van a dar ayudas a las familias no supondrá mucho gasto...pero las cirugías, estancias hopitalarias, consultas, rehabilitación, bajas por depresión paternas, etc... cuestan mucho, mucho dinero, se lo digo en el idioma que entiende.

    Más sobre
    Reflexion
    Hasta ahora llevo los recortes con indignación como el resto de los españoles e intento no opinar de economía porque no es mi campo. Hasta hace dos días no sabía lo que era la prima de riesgo. Ahora ha entrado usted en mi campo y sólo puedo sentirme frustrada y con ganas de llorar.

    De verdad que como ministro de justicia ¿no tiene nada mejor que hacer? Hay muchos ladrones, defraudadores y demás calaña (no tiene que buscar usted muy lejos) que deben responder ante la justicia y los ciudadanos. Céntrese.

    ¿Le había dicho que estaba saliente de una guardia de 24 horas? ¿sabía que según las leyes europeas es ilegal y en España nos las saltamos a la "torera"? ¿algo que opinar como ministro de justicia?. Es demasiado fácil hablar desde la ignorancia.

    Una Pediatra con ganas de llorar.

    ResponderEliminar
  3. Estoy totalmente de acuerdo contigo Juan. El "bueno" de Gallardón ha patinado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que darle el beneficio de la duda, pero más que patinar lo que me da la impresión es que se ha quitado la careta

      Eliminar