Si quieres estar a la última, suscríbete

jueves, 27 de enero de 2011

MIR 29 E: Esto no es un Simulacro

Cuando el calendario marque en rojo el día 29 del primer mes de este 2011 será el día, tan esperado y temido a la vez. El día de la verdad, el de la liberación, el del juicio final. Ese día por el que cada uno de los que se examinen llevarán peleándolo desde que nacieron, con cada decisión diaria, con cada paso, con cada tropiezo, con cada curso aprobado, con la decisión de estudiar bachillerato de Ciencias, con una selectividad solventada con nota, con cada toma de apuntes en la facultad, con cada cuatrimestre al limbo, con todas las horas invertidas en bibliotecas y bajo la tenue luz de un flexo, con cada brindis en la cafetería de la facultad… Toda una vida para poder mirar a la cara y tutear a una oposición que pese a parecer un trágico final no es más que el comienzo de una nueva vida que es un canto de sirena.

Hoy hace justamente dos años y seis días, servidor que hoy os cuenta batallitas a modo de cuaderno de bitácora, subía las escaleras de la Facultad de Farmacia de Granada en una tarde gélida y lluviosa, con la certeza absoluta de que el sufrimiento de libros, preguntas, simulacros, incomprensión y por qué no decirlo también de vacío tenía las horas contadas, 5 para ser más exactos, el tiempo que tarda en iniciar el examen, 300 minutos en los que el futuro parece jugar en el alambre de nuestras expectativas.

El examen no será una ruleta rusa, pero tiene parte de cara o cruz. Habrá quién supere sus expectativas, otros las cumplirán, y otros, los menos, verán minimizados sus anhelos por una mala tarde o por una mala jugada de un sistema nervioso en máxima actividad. Pero todos tendréis la misma sensación de satisfacción personal, ya que cuando uno lo da todo no se puede reprochar nada.

Cuando el reloj marque las 21:00h y salgáis de nuevo a la calle y os enfundéis en los brazos de vuestros seres queridos, veréis a través de vuestros cansados ojos la orgullosa mirada de todo aquel que sabe todo lo que ha hecho falta para estar ese día, a esa hora, en el lugar oportuno.

El MIR, ese tirano coloso que parece amenazar nuestras más sólidas rutinas personales puede ser una de las experiencias más desagradables, pero también puede ser una oportunidad para conocernos mejor, para saber dónde vamos y hacia dónde queremos ir, una oportunidad para conocer y hacer amigos en el sufrimiento y el gozo del día a día.

Esta entrada es para todo aquel que este sábado se va a examinar: para los que apuran y exprimen las horas de los días, para los que creen que el día 29 jamás llegará, para los que creen que no van a estar a la altura; para los que ya tienen el trabajo hecho, para los que les ha pillado el toro y se presentan casi pidiendo permiso. Para los amigos (algunos casi hermanos) que se examinan por primera vez o de nuevo en Granada, y sobre todo para mis alumnos de Málaga que me han brindado a lo largo de este primer curso que hemos recorrido juntos, la posibilidad de formar parte de un grupo encantador, ellos que han ido desfalleciendo y resurgiendo como el Ave Fénix, que sufrimos el duro Agosto, que cantaron villancicos y brindaron en busca de un futuro que hoy se hace presente, para todos vosotros que me habéis dado la oportunidad de ver el MIR desde la barrera, mis mejores deseos.

Cuando en la web del Ministerio empiecen a aparecer los resultados, podréis tener la mera sensación de ser un número, pero no os equivoquéis, ya que la vida no se mide en rankings ni en puntuaciones. A partir de este 29 a las 21:00h, todos y cada uno de vosotros dejáis de ser estudiantes y os convertís en médicas y médicos, y una vez en este mundo, no hay respuestas acertadas, no hay números punteros, sino pacientes que esperan lo mejor de vosotros, que os exigirán igual o más que este frío MIR y que os demostrarán que el largo camino ha merecido la pena.

Y luego vendrá Madrid, y pulsar el botón que marque el futuro inmediato para los próximos 4-5 años, y tu primera guardia, y tus primeras alegrías, y tu primer paciente muerto, y tu primer diagnóstico de campanillas salvador… Y empezarás a sentirte realizado, y empezarás a comprender que no eres el mero número con el que algunos intentarán etiquetarte.

Pero hasta que ese momento llegue, disfrutar del día a día. Disfrutar cada minuto de este 29 de Enero, disfrutar de cada una de las 235 preguntas del examen, recordar cada baile como si fuera el de vuestra apertura nupcial. Y disfrutad también de esta ociosidad merecida: mimar a las amistades apartadas durante estos meses de estudio, dadle a vuestra familia todos los momentos robados y sobre todo, dejaros llevar, descansar, disfrutar, viajar en todo este tiempo de incertidumbre, de preludio, de liberación.

Ninguna cosa importante se obtiene fácilmente



Mucha suerte y ¡enhorabuena!



“La competencia es larga pero al final siempre terminas compitiendo contra ti mismo”

18 comentarios:

  1. Yo soy de Madrid, no de tus alumnos, pero acabo de cerrar el manual de cardiología y antes de acostarme he podido mirar este post... gracias por haberlo escrito, es realmente inspirador.

    ResponderEliminar
  2. Qué alegría desayunarme estas palabras antes de empezar con mi último día de estudio. Gracias. :)

    ResponderEliminar
  3. Genial Juan!!!
    Simplemente perfecto!!! Este sábado lucharemos por cada pregunta!!! ;)

    ResponderEliminar
  4. Precioso. Lo tendre en mente este sabado :)

    ResponderEliminar
  5. Gracias! Tengo el horario revuelto, pensé que no me pasaría, pero no duermo de noche... en fin, estoy liada... y eso me asusta, pero ya estamos allí...
    Me encanta cuando dices que la competencia "es con nosotros mismos"... es verdad...
    Un abrazo!!!!! (Desde Tenerife)

    ResponderEliminar
  6. :) Aún estoy en 5º, me quedan 2 años para enfrentarme al temido examen... pero seguro que recordaré releer este post entonces... muy bueno.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Muy motivador!!!
    Suerte a todos los que os toque!

    ResponderEliminar
  8. Qué estupendo :) Sin duda, una buena manera de empezar mi último repaso, para recordar el camino recorrido y el que queda por recorrer.

    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  9. Gracias Juanito! Te veo mañana en Granada!
    Te vamos a echar de menos
    1 beso!

    ResponderEliminar
  10. Simplemente, maravilloso, gracias por los animos... y suerte a todos y cada uno de los que mañana estaremos luchando...

    ResponderEliminar
  11. Con lágrimas en los ojos... GRANDE TORAL!!!!

    ResponderEliminar
  12. A mí también se me ha escapado alguna lágrima...
    Yo hago el examen en Sevilla. Gracias por tus palabras, me voy a poner otro post it que diga: NO SOY UN NÚMERO.

    ResponderEliminar
  13. En menos de 15 horas me examino en Oviedo. Mentiría si no dijese que quiero abrir un libro para repasar, pero hasta aquí hemos llegado. Además, como bien dices, no hemos hecho esto para ser un número, sino para convertirnos en lo que siempre quisimos ser.

    Muchas gracias por tu post. Mañana intentaré disfrutar de cada pregunta por respeto a mis 7 meses de trabajo.

    ¡Suerte a todos!

    ResponderEliminar
  14. Gracias, Juan!Elena M.

    ResponderEliminar
  15. Ufff, esto es, cuanto menos, inspirador. Gracias Juan!

    ResponderEliminar
  16. Espero que a todos los que os examinarais esteis contentos. No sois un número, por mucho que algún loco asociado al Ministerio se haya encargado con el MIR de este año. Mis mejores deseos!!

    ResponderEliminar