Si quieres estar a la última, suscríbete

jueves, 19 de abril de 2012

La vida como Adjunto


(Marzo ´12)


No sé exactamente lo que dicta nuestro decreto como residentes, y la verdad es que casi prefiere no saberlo.

Con el telón de la crisis de fondo, todas las excusas parecen valer al grito de “¡sálvese quién pueda!”. Un infortunio a modo de accidente de mi tutora al ir a trabajar (gracias a Dios o Alá nada serio pero lo justo para un mes mínimo de baja) y la respuesta de imposibilidad de encontrar un sustituto para cubrir esa baja me convirtieron de la noche en la que me acosté a la mañana en la que fui a trabajar en Adjunto, en un ascenso meteórico y fulgurante que se ha prolongado durante todo el mes de Marzo.

No era la primera vez que me quedaba sólo pasando consulta: días sueltos, algún que otro permiso, alguna ausencia de algún compañero…Pero sí era la primera vez que la responsabilidad absoluta de un cupo de pacientes caía sobre las hombreras de mi bata.

Un mes por delante para pasar consulta, para entablar y empatizar con unos pacientes que se han hecho míos; para llevar planificación familiar, para tomar citologías, para poner (nunca lo había hecho sin supervisión) y quitar (nunca lo había hecho) implantes subdérmicos, para atender las consultas no demorables, para dudar y preguntar a compañeros más experimentados con los que compartimos consultas contiguas y los que les agradezco sus respuestas y su paciencia. Un mes para superar retos, para jugar con el tiempo de retraso de la consulta, para solventar las caídas tan frecuentes del programa informático Diraya y para incluso pasar una tarde consulta sin luz a la antigua usanza del fonendo, la receta y el bolígrafo.


Ha sido un mes duro, largo y agotador. Con las mismas guardias de siempre y con el plus añadido del día a día en primera línea de fondo sin trinchera en la que aguardarme. 31 días en los que el estrés se intercambió con la satisfacción profesional, 31 días en los que aprendí mucha Medicina pero sobre todo mucho arte médico. Un mes de decisiones diarias con cada paciente, con cada tratamiento puesto, con cada fármaco suspendido o cambiado, con cada derivación hospitalaria.

Pero Marzo no es eterno y no hay “mal que cien años dure”. Abril ya está aquí y con él comienza mi rotación rural que me tendrá los próximos tres meses alejado del bullicio de la capital, en la Málaga profunda de sierra e intimidad.

Seguimos creciendo

8 comentarios:

  1. PRUEBA SUPERADA!!!!!
    NO PODRIA SER DE OTRA MANERA....

    ResponderEliminar
  2. De adjunto pero con sueldo de residente, no?

    Ains esta Junta de Andalucía...

    Me alegro de que te haya ido tó bien ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sueldo de Residente...y con amenaza de nuevos recortes!

      Eliminar
    2. Hoy día no hay diferencias con adjuntos, asi están las cosas

      Eliminar
  3. Que bonita entrada... no hay nada más bonito que un médico con vocación, así que en la rotación rural, seguramente te sentirás aún mejor...
    Me alegro mucho, por ti.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Doctora!!Espero que el camino que encuentres finalmente sea el tuyo y recibas todo lo que mereces!

      Eliminar
  4. cuando leo tus palabras me imagino a mí dentro de 4 años "sola" ante el peligro. aún voy a empezar en breve la residencia y tiemblo sólo de pensar en mi primera guardia jaja.
    un saludo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo olvidar la primera guardia...Dedicado para tí ser0t0nina
      http://memoriasdeunmir.blogspot.com.es/2009/06/jugando-ser-dios.html

      Eliminar