Si quieres estar a la última, suscríbete

viernes, 2 de noviembre de 2012

Newton, la manzana y el error de cálculo

Una tarde de 1665, estando sentado en el huerto de la casa de su madre en el condado ingles de Linconlnshire, Isaac Newton vio caer una manzana de un árbol y comenzó a cavilar que, si la manzana caía porque no tenía ningún apoyo, ¿por qué no se caía también la luna, que tampoco contaba con soporte ninguno?




Newton formuló la ley de gravitación universal, según la cual todo cuerpo atrae a otro con una fuerza directamente proporcional a sus masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que los separa. Es decir, que si la distancia de la Tierra a la Luna se redujera a la mitad, la fuerza de la gravedad aumentaría cuatro veces entre ambas.

A partir de sus investigaciones, Newton formuló las tres leyes básicas del movimiento. La primera es que todo cuerpo continúa en su estado de reposo o de movimiento a no ser que se le aplique una fuerza. Esta fuerza, afirma la segunda ley, es igual a la masa del cuerpo multiplicada por la aceleración que produce en él. La tercera ley es que si un cuerpo ejerce una fuerza sobre otro, éste ejercerá una fuerza igual y opuesta sobre el primero.



Advertencia: se recomienda al lector que si está desayunando, almorzando, cenando o ingiriendo algún producto sólido posponga la lectura por el riesgo de nauseas. De lo contrario, el anunciante exime su culpabilidad.



Una vez más compruebo que la Medicina será mucho de Ciencia pero que las leyes astro-físicas no siempre van con ellas. Y es que el día a día está lleno de sorpresas e imprevistos que o bien pueden dibujarte una sonrisa o hacerte llorar según estén los ánimos. Hoy me lo he tomado con calma y he puesto al mal tiempo, buena cara.

- ¿Qué le ocurre Fulanita?

- Verá Doctor. Vengo porque llevo tiempo con un grano en la espalda. La otra médica me puso un antibiótico pero desde hace unos días mancho la ropa y me duele con el roce al apoyarme

- Pase a la camilla. Descúbrase la espalda y túmbese boca abajo.

A la exploración descubro un absceso de tamaño considerable que ya había comenzado a drenar gracias al antibiótico. Aprecio como tiene dos cabezas por las que podría salir el material purulento, y tras preguntarle a la paciente decidimos en consulta descargar parte del material purulento de la zona.



Me preparo mis guantes, limpio con povidona yodada, cojo gasas y cubro la parte superior del abceso, le explico a la paciente que si le duele mucho que me lo diga y comienzo con la maniobra de evacuación del pus, cuando para mi sorpresa y desafiando a Newton y sus dichosas manzanas, la gravedad hace su efecto inverso y el pus burla a la barrera de gasas que había dispuesto e impacta directamente en mi cara.

Mi cara debe de ser un poema o una burla, la paciente tumbada boca abajo ni se inmuta pero su madre contempla todo desde su silla.

- Doctor que desagradable puede llegar a ser el trabajo de médico, ¡y qué poco valorado!- me dice mientras con sutileza y quitándole importancia me limpio la cara como puedo con una gasa.

Uno puede tener ganas de gritar, de maldecir su suerte…pero tiene que terminar lo empezado con toda la entereza posible. Tras terminar, curar y cubrir para que no se infecte y darle las indicaciones a la paciente, me entrego rápidamente al agua del gripo para limpiar la vergüenza y el asco en forma de pus.



Enseñanzas de la lectura:

1- Nunca puedes bajar la guardia

2- Ponte mascarilla cuando vayas a manipular cualquier fluido

3- Ponte siempre en el peor de los casos

4- ZAS!!!!!En toda la boca



Dulce final: como si de un juego del destino se tratase, varios pacientes después entró una señora que me llevaba carne en membrillo, para terminar la consulta del viernes con un buen sabor de boca



12 comentarios:

  1. Que asco por dios!!! Aunq a mi el otro dia haciendo inseminaciones me salpico semen... estamos ahi, ahi

    ResponderEliminar
  2. A mi me pasó en la facultad lo mismo en unas prácticas de urología en la operación de un hidrocele.Nunca lo olvidaré!

    ResponderEliminar
  3. Victor Manuel Camino Barranco2 de noviembre de 2012, 23:01

    ...anyway, tienes carne membrillo, no? que Davinia ponga el queso y cuando querais quedamos para merendar! :)) Un abrazaco Doctor

    ResponderEliminar
  4. la proxima vez tendras mas cuidadado,Jajajajaja!!!Mas de una vez me he llevado un chaparon, pero de pus hasta ahora no de lo demas casi todo la ultima fue con jugos gastricos que no me libro ni la mascarilla,ni las gafas y no me pude lavar hasta pasado lo menos 10´

    ResponderEliminar
  5. Pues un poco asqueroso si que es Juan, pero de los errores se aprende y para la próxima no habrá pus que se te resista ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese salto casi kilométrico no entraba dentro de mis planes!,jaja

      Eliminar
  6. A mi tambien me ha pasado en varias ocasiones.
    Son accidentes, del oficio.
    Para la próxima, mascarilla.

    ResponderEliminar
  7. Joder Juan , te compadezco.... A mi también me paso.... Lo recuerdo como sí hubiera sido ayer: Zaaaaas ; chicataaaazo caliente( cual temperatura de esperman) en mi pecho.... Buahhhh, que asco!!!!me sentí como una protagonista más de cualquier película de Nacho Vidal!! Aahhhhhhhh

    ResponderEliminar
  8. como me entretiene mucho leer blogs,ayer empecé con el de Emilienko que por lo visto tb es de sevilla como yo.. y descubrí justo ayer un caso parecido, se trataba de ayudar a este doctor a desentaponar el oido de un paciente, lo hacía si mal no recuerdo otro compañero novato...bajo las instrucciones de Emilienko...creo que se dirigía a inyectar agua caliente en el oido(mi terminología quizas no sea la mas adecuada)la cera salió disparada y terminó salpicando su cara, boca...otra chica salía en la foto limpiandole...por lo visto esto es muy común en vuestra profesión y encima estais "obligados" a disimular que no os da asco...sigo sin entender la curiosidad de leer sobre medicina cuando soy consciente de mi incapacidad para ejercer esta profesión,vaya que me saco sangre y me entran unas fatigitas que no veas...pero OS ADMIRO!

    ResponderEliminar
  9. Adelaida Ordoñez Castaño6 de noviembre de 2012, 1:26

    Ke asquito por Dios!!!!!! Y mira ke a mi encanta drenarlos....pero con distancia de seguridad.....jajajajajajaja!!!! Ánimo campeón,tu puedes superar semejante trauma....jajajajajaja!!!!! Un abrazo!!!!!

    ResponderEliminar