Si quieres estar a la última, suscríbete

jueves, 4 de octubre de 2012

Congresitis


Dícese de la patología aguda que crea adicción a la hora de acudir a un congreso.

Sé que la gente tiene en mente la idea precocinada por el boca a boca de la sociedad de que los/lás médic@s  somos gente agasajada por regalos. Existe la figura del-la visitador/a, normalmente gente joven y guapa que suelen acudir a las puertas de las consultas, con su vestimenta impoluta, su figura perfilada en gimnasio y su eterna sonrisa. Gente que promocionan los fármacos que su laboratorio en cuestión distribuye, macroempresas que facturan unas cuantías económicas inimaginables para el ciudadano de calle. Existe el rumor infundado de que a muchos médicos les han invitado a viajes “exóticos”, que han cruzado el charco por este o aquel laboratorio, que les han pagado una buena cantidad de dinero por cualquier charla impartida o que han sido premiados con tecnología de alta gama (siempre, y hay que decirlo, sin obligar a recetar este o aquel producto).

No puedo asegurar que eso sea verdad, pero intuyo que la respuesta afirmativa pueda ser la correcta (siempre suponiendo el “no conflicto de intereses” del doctor de turno), pero lo que sí estoy seguro ya que lo he vivido en primera persona es de que la crisis económica ha paralizado este binomio visitador-“recuerdo” informativo. Desde que comencé a trabajar hace ya casi cuatro años, lo más que he recibido es una amplia gama de bolígrafos y libretas y algún desayuno mientras intercambias impresiones sobre las actualizaciones de algún tratamiento relacionado con el producto que representa.


Así que tenéis que comprender que cuando uno encuentra “barra libre”, corra el riesgo de intoxicarse de bolsas y más bolsas. La pasada semana fue el Congreso Nacional SEMERGEN que se celebró en Málaga. Antes de nada felicitar a los organizadores y ponentes por el alto nivel organizativo y de los temas tratados en el congreso tecnológico más avanzado de la historia (esto lo remarco sin influencias de regalos recibidos). Pero a nadie le amarga un dulce y uno aprovecha los tres días de Congreso como una cabalgata de los Reyes Magos. Nada más llegar, la organización, junto a tu acreditación te entregaba una tablet en la que estaban todas las comunicaciones y presentaciones que se darán en el mismo. Y en el patio central, los stands de las distintas industrias farmacéuticas que te recibían con una sonrisa y con bolsas con documentación. A parte de los talleres a los que asistí, de las ponencias en las que estuve y de las comunicaciones defendidas, me quedo con mi Tablet, los manuales de Urgencias Médicas y Psiquiátricas, linternas, grapadores, toallas, fundas, suscripción mensual de productos lácteos y una larga lista que sobre todo se culmina por la gran compañía de compañeros de Facultad y amigos con los que compartimos el congreso más vanguardista de la Medicina Familiar y Comunitaria.


4 comentarios:

  1. Merche Pérez Castro5 de octubre de 2012, 17:36

    Me encanta Doctor Toral!!! todo un honor haber podido disfrutar d tan maravilloso congreso... Lorena y yo tb nos vimos cargaditas cm en tu foto jajajajaja espero verte en Sevilla!!! Un bsazo :)

    ResponderEliminar
  2. Hola buenas tardes! acabo de descubrir tu blog y me gusta mucho..vaya imaginación tienes para expresar tantas circunstancias y acontencimientos vividos..nada tengo que ver con la medicina..soy mas de la rama de las letras yletras y leyes y leyes y mas leyes, pero me gusta la medicina vista desde fuera, no tendría capacidad para ejercer esa profesión.Este fin de semana descubrí tu blog por casualidad pero lo seguiré...ta luego!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido a la República Independiente de tu casa!Muchas gracias!

      Eliminar

    2. jajaja...Gracias por el recibimiento hombre..soy de comentar poco eh pero lo leo todo todo, me ha entusiasmado el blog, si señor...Adios!

      Eliminar