Si quieres estar a la última, suscríbete

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Ptiriasis Versicolor


- ¡Eres un tiñoso!


Este es el comienzo de esta entrada. Esa frase a modo de diagnóstico vertida por la Dra. Pérez Rivas tras visualizar mi torso tras completar el descenso del río Guadalmina. De nuevo, como hace uno año, mi espalda se veía decorada por unos punteados blanquecinos de forma circular que no siguen patrón fijo pero que amenazan por confluir.


Debo de reconocer que nunca he sido excesivamente brillante a la hora de definir lesiones en el atlas humano que es la piel, en el que poco más que eccemas, urticarias, pápulas, pústulas y máculas soy capaz de hallar, así que el año pasado cuando salieron por primera vez aproveché mi estancia junto a mi tutora en el Centro de Salud para que me diera el diagnóstico: Ptiriasis Versicolor y un tratamiento que solventó las poco estéticas manchas hipocrómicas.


Así que como uno aprende cada vez que desconoce algo, en esta ocasión ya tenía el diagnóstico, aunque aprovechando que estaba rotando por Dermatología volví a comparar los criterios médicos. De nuevo el mismo diagnóstico, pero esta vez con un avance, ya que tras tomar muestra de la lesión en una cinta adhesiva y tras tinción pude ver en directo a los hongos causantes de las lesiones en mi piel, acampando a sus anchas sobre mi piel, moviéndose, viviendo.


Efectivamente volvía a ser un tiñoso y de nuevo el molesto tratamiento de pastillas y sprays. Yo que en tres años de residencia no he caído enfermo, no he padecido de garganta ni de fiebre, de dolores ni otros problemas, de nuevo volvía a recibir la visita de estos queridos hongos y de esta patología, que en primera persona os quiero dar a conocer, para que aprendáis como yo y junto a mí


Marchando una de Ptirisasis Versicolor a modo de cuaderno Santillana:


PTIRIASIS VERSICOLOR: información extraída de Medline y del Blog de Ricardo Ruiz de Adana Pérez

Causas, incidencia y factores de riesgo

La tiña versicolor es relativamente común y es causada por el hongo Pityrosporum ovale, un tipo de hongo que normalmente se encuentra en la piel humana. Sólo causa problemas bajo ciertas circunstancias.

La afección es más común en hombres adolescentes y adultos jóvenes y se presenta particularmente en climas cálidos.

La PV no es una enfermedad contagiosa ni debida a la falta de higiene. Factores exógenos y endógenos pueden llevar a la Malassezia a cambiar de su forma de levadura saprofítica a la forma micelial patógena. Entre los factores exógenos destacan: altas temperaturas, humedad, sudor intenso asociado con el ejercicio físico, la aplicación de cremas o lociones oclusivas sobre la piel. Los factores endógenos incluyen la adolescencia, hiperhidrosis, susceptibilidad genética, malnutrición, embarazo, estados de inmunosupresión, linfomas malignos y la infección por el VIH.

Síntomas

El síntoma principal son los parches de piel decolorada con bordes bien delineados y escamas finas. Los parches a menudo son de color canela oscuro con un tono rojizo y los sitios más comunes son la espalda, las axilas, la parte superior del brazo, el tórax y el cuello. Las áreas afectadas no se oscurecen en el sol (la piel puede aparecer más clara que la piel sana circundante).


Otros síntomas abarcan:

  • Aumento de la sudoración
  • Picor

Signos y exámenes

Un raspado de piel que se examine bajo el microscopio debe mostrar el hongo levaduriforme, me

diente la técnica de celo (pegando una cinta adhesiva transparente de celo sobre una de

las máculas, despegándola y pegándola sobre un portaobjetos), a las que se les aplica un

a solución de hidróxido potásico al 10%, y la observación en el mi

croscopio de la imagen característica de “espaguetis y albóndigas” que corresponden respectivamente a las hifas y esporas de la levadura.

Tratamiento

El tratamiento consiste en la aplicación de medicamentos antimicóticos a la piel, como clotrimazol, ketoconazol y miconazol.

Los champús anticaspa de venta libre, aplicados a la piel durante diez minutos cada día en la ducha, también pueden ayudar a tratar la piel.

La resolución espontánea de la PV es poco frecuente y la enfermedad persiste durante años si no se trata. Sin embargo, incluso después de un tratamiento eficaz, las alteraciones pigmentarias asociadas a la PV pueden tardar en desaparecer hasta 6 semanas, sin ser esto un signo de fracaso del tratamiento.

Tratamiento tópico

La terapéutica tópica resulta de elección para todos los pacientes, especialmente niños y mujeres embarazadas. El tratamiento tópico clásico se basaba en la utilización de agentes queratolíticos, como el sulfuro de selenio, el azufre o el propilenglicol. En la actualidad, los antifúngicos tópicos son preferidos por ser menos irritantes y más eficaces. Se emplean como fármacos de primera elección los derivados imidazólicos, como el ketoconazol clotrimazol y miconazol. La terbinafina y ciclopirox también son eficaces. No hay ningún beneficio de un tratamiento tópico en especial sobre otro, que no se la selección adecuada del vehiculo ( para la piel con cabello, lociones, champús; las soluciones son mejores que las cremas).

Se recomienda aplicar estos productos diariamente y mantener el tratamiento durante 3-4 semanas.

El sulfuro de selenio y los imidazoles tópicos no deben utilizarse durante el embarazo. Terbinafina y ciclopirox tópico pueden usarse en el embarazo. Piritiona de zinc y propilenglicol no han sido adecuadamente probados en mujeres embarazadas.

Tratamiento sistémico

El tratamiento via oral esta principalmente indicado para lesiones extensas, en lesiones resistentes al tratamiento tópico, en paciente inmunodeprimidos, en paciente con dificultades para cumplir el tratamiento tópico, y en pacientes con recaídas frecuentes. En el tratamiento de la PV los agentes sistémicos se utilizan sólo durante un breve periodo de tiempo, lo que limita el riesgo de efectos adversos. La ventaja de la terapia oral es la mayor adherencia del paciente, al ser estos son más fáciles de administrar y durante menos tiempo que los agentes tópicos. Los antifúngicos orales imidazolicos (por ejemplo, ketoconazol, fluconazol, itraconazol) son los fármacos de elección. Los imidazolicos orales se absorben mejor en un ambiente ácido, por lo tanto, es recomendable que los pacientes tomen el medicamento con una bebida carbonatada. Además, para aumentar su eficacia se recomienda que se administren 45 minutos antes de practicar ejercicio físico y esperar unas horas después de sudar antes de tomar una ducha;, aumentándose de esta manera la entrada del medicamento en el estrato córneo.

Expectativas (pronóstico)

Aunque la tiña versicolor se trata fácilmente, los cambios de pigmentación pueden durar meses después del tratamiento y la afección puede reaparecer durante los meses cálidos.

Prevención

Las personas con antecedentes de tiña versicolor deben procurar evitar el calor y la sudoración en exceso.

2 comentarios:

  1. Muy interesante... gracias por compartirlo y suerte con tu PV...

    ResponderEliminar
  2. Amalia Corral Paniagua9 de septiembre de 2011, 21:44

    Vayaaa! Espero que te alivies pronto que tienes que estar muy molesto un beso y el año que viene piensatelo tu decides.

    ResponderEliminar