Si quieres estar a la última, suscríbete

domingo, 28 de junio de 2009

San Juan Año I

(escrito 24 de junio de 2009)

Primer San Juan que paso realmente lejos de los míos, en Málaga, y para más Inri saliente de guardia, aunque con la gentileza de recibir la libertad bajo fianza a las 0:00h, cuando el calendario dejaba atrás un duro día de guardias en la Policlínica, a pie del cañón y sin más arma que mi fonendo

Para alguien como yo que más que a la playa está acostumbrado a ese mar de olivos que riegan las tierras patrias, vivir una noche de San Juan en una ciudad costera como es Málaga, es una nueva experiencia en este frenético inicio de etapa. Hasta la fecha, en medio siglo de vida, no había vivido una noche de San Juan, y desconocía términos como los de moraga, una palabra que no existía en mi diccionario personal. ¿Qué es realmente una moraga? según la RAE en su segunda acepción, la moraga es en Andalucía el "Acto de asar con fuego de leña y al aire libre frutas secas, sardinas u otros peces" un concepto sacado de contexto, porque como es la norma de estos últimos años, es una excusa para que la gente se reúna y pase un buen rato, en la orilla del mar, con sardinas, barbacoa y sobre todo un alcohol que como digno compañero, no puede faltar en una fiesta.

Cuando por la mañana los compañeros del trabajo me invitaron a la moraga que se iba a hacer, uno pone cara de póker. ¿Moraga? Estoy de guardia, imposible, aunque aprovechando un símil musical, como dirían Azúcar Moreno, sólo se vive una vez, así que a las 0:00h con pulcra exactitud, uno cambia fonendo y bata por chanclas y bañador, para dejarse influir por la magia de una noche de verano Shakesperiana.

A pesar de ser San Juan, se trata de una fiesta totalmente pagana. Con la llegada del solsticio de verano, medio mundo aprovecha la noche más corta del año para celebrar la llegada del calor con rituales, prácticas y costumbres que parecen estar basadas en celebraciones precristianas. San Juan es el santo más festejado de toda Europa y el día en el que millones de Juan, Joan, Jean, John, Iván, Sean... conmemoran su onomástica.
La noche de San Juan significa el triunfo de la luz sobre la oscuridad. Por eso, el sol, el fuego, el agua y las hogueras son los protagonistas de la fiesta. Al llegar la medianoche, la tradición invita al baño para mantenerse guapo, sano y afortunado los próximos doce meses. El ritual incluye la quema de júas, unos muñecos que representan todo aquello de lo que te quieres desprender del último año.

(20 Minutos)


Una noche mágica, adornada por la brisa de una playa que iluminaba más que nunca, con sus ascuas, sus hogueras, sus saltarines y valientes nadadores, que buscaban en el cumplimiento de los rituales típicos, un salvoconducto para la felicidad el resto del año. Una noche, que pese a ser la más corta del año, es intensa como pocas, y tiene luz propia y voz, en los fandangos y bulerías que decoran una buena compañía

Esta es, la Moraga Año I

No hay comentarios:

Publicar un comentario