Si quieres estar a la última, suscríbete

martes, 23 de febrero de 2010

Diraya en las Urgencias: la que se avecina

(19 Febrero ´10)


Si eres usuario adicto a las Urgencias del Carlos Haya y lees este mail, quizás agradezcas la lectura; también lo harás si llevas con un dolor mecánico atraumático de 3 meses de evolución, si tienes intención de pelear una resonancia magnética imposible o tu intención es adelantar una cita que queda lejana en el tiempo: esta entrada es para todos aquellos, como un consejo de amigo: si el motivo de consulta no es realmente urgente, el martes 9 de Marzo no acudas a Urgencias.

Señores y señoras, las obsoletas Urgencias del Carlos Haya por fin se informatizan, se entierra la versión manual del papel y se da paso a una nueva era digital en su versión médica andaluza: Diraya.

Todos los avances cuestan en sus inicios, y a buen seguro que la introducción de este avance informático supondrá atascos y un caos generalizado en los primeros días de su implantación. Son muchos años escribiendo a mano historias, exploraciones, interconsultas…; muchos años y pocas ganas en algunos casos de profesionales a los que el cambio les supondrá un pequeño trauma.
Quizás por eso se está impartiendo un curso introductorio a la nueva realidad, para que este tren en marcha no nos pille de improviso, pero estoy seguro que pese a los esfuerzos, el día 9 de Marzo las Urgencias serán más infierno que nunca, para los pacientes y también para los médicos y enfermeros que sufrirán en sus propias carnes la furia de los usuarios y de un sistema informático que se burlará de la falta de experiencia y de los nervios iniciales


Utilizo esta entrada para hacer una crítica constructiva, pero en el fondo más crítica que formativa: este mismo programa informático lleva utilizándose hace tiempo en el Hospital Civil, como en el resto de hospitales andaluces (a excepción del Macarena de Sevilla). Los Residentes de Familia llevamos desde Junio haciendo guardias allí, y nadie se dignó a impartirnos un curso para enseñarnos los secretos de un programa que tuvimos que pelear, sufrir y vencer para seguir adelante. No sé si por dejadez, o porque aunque muchos lo nieguen, piensen que existen especialidades de segunda, pero lo cierto es que nadie nos tendió la mano que ahora los mismos dirigentes rinden para el resto del complejo hospitalario. Y es que como diría un anuncio: soy Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como


1 comentario:

  1. Recuerdo la pelea con la innovadorísima base de datos que se puso en los centros de Salud de CyL cuando estaba de prácticas en pediatría...Lo peor es que conozco a uno de los desarrolladores y casi le desenrosco la cabeza de la ira...

    A cuidarse

    ResponderEliminar