Si quieres estar a la última, suscríbete

martes, 28 de agosto de 2012

#derechoacurar



Era la primera vez que su mirada perdida y desubicada se cruzaba con la mía. Había acudido a la consulta acompañado de un amigo que según lo visto era sus pies, sus manos y su intérprete. Era nuevo en el cupo, y sus miedos delataban que también era nuevo en el país. Según me dijo llevaba dos semanas en Málaga y venía para hacerse un chequeo médico, me explicaba su compañero mientras él parecía entre sorprendido y maravillado de ver los aparatajes rudimentarios que forman el equipo para las exploraciones complementarias en una consulta de Atención Primaria.

Intento recabar en la historia, tarea complicada por la nula colaboración del “usuario” y el spanglish de la persona que acude con él. Es de Nigeria, desconoce tener enfermedades y quiere un chequeo, es el resumen del primer acto médico. Dejo reflejada en la historia informatizada la poca información que recabo y solicito una analítica de control. Les explico los pasos a seguir, y una pregunta me sorprende a modo de despedida:

-       Doctor, no papeles. ¿No médico? Dicen que tenemos que pagar. Yo no dinero. ¿Cuánto? ¿Y todo de golpe? ¿Cuándo? Eso no ser posible- me aborda de manera desesperada.

Es curiosa mi desidia actualizada día a día, pero no soy capaz de responder con seguridad ninguna de sus preguntas. Trabajo en una zona necesitada de transformación social, en uno de las barriadas más conflictivas y deprimidas de España (Palma-Palmilla) que coquetea con el Bronx newyorkino. En una mañana normal, en el cupo de 42 pacientes acuden 4-6 africanos, 2 sudamericanos, 4-5 de Europa del Este y un buen número de gitanos sin trabajo, sin los papeles en regla, sin tarjeta…Buena parte de la labor asistencial consiste en arreglar problemas, en rellenar burocracia…pero paradójicamente y pese a ser el caballo de batalla con el  que lidio todos los días no consigo responder a la pregunta inmediata que los angustia y asfixia.

-       Me da la impresión que ni ellos mismos saben ni lo que van a hacer, ni cómo, ni cuándo… Cada día se inventan algo nuevo.- Es mi torpe respuesta a modo de excusa.

La pareja de nigerianos se va de la consulta con su analítica de control, como podría haber sido con un tratamiento antirretroviral imprescindible, con la permetrina para tratar una escabiosis o con una cita para el especialista de turno.

Antes de que el siguiente paciente entre y con sus problemas deje a estos dos sin papeles en un segundo plano, pienso sobre las “soluciones” que desde el Gobierno se están imponiendo para salir de esta crisis global y ficticia creada por la especulación de unos pocos y que terminamos pagando la inmensa mayoría. Creo ver tan claro cómo están dando palos de ciego a una inmensa piñata que simula ser el pueblo que me hierve la sangre al ver la pasividad con la que nos desangramos y ponemos el otro bazo para que sanguijuelas con esmoquin y pajarita sigan llenándose los bolsillos al grito de sálvese quién pueda.

Decisiones apocalípticas y agresivas que lejos de solucionar el panorama nos adentrarán en un páramo desértico en la que el poderoso tendrá más poder y los humildes bajarán al inframundo de las penurias. Tumores que no recibirán quimio, células que proliferarán destruyendo tejidos pero también dignidades, enfermedades contagiosas que no encontrarán cortafuegos para propagarse, tensiones y glucemias sin tratamiento que llenarán de ictus las casas de familias que se desestructuran, asilos vacíos por no poder pagar el prohibitivo precio. Universidades sin mentes a las que formar, corderos dóciles que faciliten la tarea de los talibanes de los Partidos Políticos que nos someten con la moderna y maquillada Democracia.


En plena irritación alguno de estos textos me ha servido de libro de cabecera:









Y para terminar una foto elocuente que es la respuesta de un "experto en Bioetica" de la Comunidad de Madrid ante una carta de un medico por la objeción de conciencia a la nueva Ley...


 ("...puesto que estas personas no tienen derecho" se llega a leer en este informe)


Juro, yo juro, que nadie me impondrá una ética que se salga de los intereses que yo considere justos. Juro tratar a todos por igual. Juro no contaminarme de esta epidemia universal marcada por los mercados que sirve de excusa para políticos deseosos de terminar con lo público y potenciar el sector privado. Y lo juro sin tener que cruzar los dedos. YO JURO.

“Pero la Salud es un derecho UNIVERSAL, por eso hemos jurado atender sin discriminar y lo vamos a seguir haciendo. Porque curar no es tan solo nuestra obligación, también nuestro derecho”


Firma en

9 comentarios:

  1. Fantástico!!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas veces ''no es lo que uno quiere, sino lo que puede o le dejan'', Ojalá que siempre puedas cumplir tu juramento (y que conste que no lo digo porque no crea en ti, sino porque no creo en la justicia ni en la política)....

    ResponderEliminar
  3. Cruza,cruza los deditos...

    ResponderEliminar
  4. Médicos del Mundo España28 de agosto de 2012, 21:35

    Muchas gracias en nombre de todas las personas que defendemos el #DerechoaCurar. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Sí, Juan. Juro contigo y tampoco entiendo la pasividad. Esto no se trata ya de política, se trata de valores. Tan mal estamos, tan en lo profundo, que ¿importa más un partido de fútbol que medidas que discriminan y destruyen los principios básicos de nuestras vidas? Es curioso, todos nos repetios en uno u otro blog: A todos nos hace felices ver pacientes, a todos nos gusta ayudar. Cruzo los dedos contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu última entrada del blog es un complemento perfecto para esta. Dentro de menos de lo que creemos, nosotros podremos ser los inmigrantes ilegales. Suenan las alarmas pero estamos distraídos con otras cosas

      Eliminar
  6. Jesús Sepúlveda. Coordinador GdT Tercer y Cuarto Mundo Semfyc6 de septiembre de 2012, 21:21

    Me ha encantado tu comentario, felicidades...somos muchos los que nos hemos ido sumando a la objeción desde que pusimos en marcha la iniciativa en el Congreso Semfyc de Bilbao.....estamos en un momento en el que hay que definirse como médicos de personas....independientemente de su raza, color, situación laboral, o que tenga o no papeles....
    Muchas gracias. Un saludo.

    ResponderEliminar